Soberbia y pálida llega

Agradezco a mi amiga Esther S. la gentileza de permitirme publicar sus impresiones de la charla de Mariela Castro en la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL). En sus palabras:

No es solo a protestar a lo que se tiene derecho. Es el poder participar en un evento en un sitio público, que incluye una biblioteca.

A mí me llamaron de NYPL para decirme que no había cupo porque nadie había cancelado. Recibí la llamada de “Amy”, del Departamento de Relaciones Públicas de la Biblioteca. Sin embargo, cuando concluyó la charla, un conocido que salía del evento me aseguró que había plazas disponibles para haber acogido a los que nos quedamos afuera.

Por discriminación, y por pertenecer a un grupo étnico, a un grupo de ciudadanos se le impidió la entrada. En NYPL cambiaron la modalidad del evento para darles acceso a quienes ellos quisieran; para excluir el acceso a los indeseables.

Por censura, a otro grupo de ciudadanos, que son periodistas y escritores, se les impidió su labor para sus medios de difusión o sus recintos universitarios. Vi a un profesor universitario a quien también le negaron el acceso. Ciudadanos, escritores, profesores universitarios, y gente de la prensa, así como a un par de masones, se quedaron sin entrar. Señalo esto, porque es toda una gama de personas contribuyentes y profesionales que el martes pasado se convirtieron en los indeseables de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Censura, Cuba, Exilio, Heredero en Jefe©, Misceláneas, Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Soberbia y pálida llega

  1. Carlucha dijo:

    Lo que si no entiendo como es que siendo asi y habiendo testigos de que habia espacio y de como la biblioteca cambio las reglas del juego, no se reunen y demandan a la biblioteca por descriminacion. si hubieran sido un grupo de Musulmanes o de otra raza, lo harian. Yo creo que ahi hay un caso flagrante y grave de descriminacion y asi se cuidarian un poco mas de no rechazar nacionales en favor de un visitante. Si la Sra. castro exigio esto, la direccion del evento podrian haberle explicado que este es un pais libre donde los derechos de sus ciudadanos se respetan. La verdad, no nos respetaran si no nos hacemos respetar. aun en el caso de que ningun juez acepte la denuncia, que bien documentada y dadas las declaraciones de la sra. castro son muy faciles de comprobar sus ataques, no veo por que no, aun en el caso contrariio, habria valido la pena.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s