Oda al vino espumoso

Recuerdo el vino espumoso,
que ni era vino ni espuma,
ni venía de la Yuma
y era tan empalagoso.
Con su sabor alevoso,
se instalaba en la retina,
provocando una neblina
a la mente y los sentidos.
Aquel mejunje, queridos:
¡peor que la nicotina!

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Insilio, Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oda al vino espumoso

  1. Pingback: #Cuba y lo inexplicable (I) | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s