De cómo la realidad imita al arte (que imita a la realidad)

A veces sueño despierto. Se me ocurren diálogos en los que —con humor mordaz y lógica avasalladora— confronto lo mismo a revolucionarios light que a los amanuenses más tozudos de ese monstruo de mil cabezas que es el castrismo y que parecen habitar en todas partes, incluida mi más desbordante (y masoquista) imaginación.
Mis parlamentos —en el ensueño— gozan de una elocuencia envidiable. Los repito —los ensayo— una y otra vez, respetando las pausas correspondientes a las respuestas —en ocasiones como salidas de Granma— de mis interlocutores.

Ya apertrechado con este arsenal retórico, espero a la próxima ocasión —una fiesta, una reunión de trabajo, una cena en casa de amigos de amigos, el vagón de un tren— y, cuando viene al caso, menciono que soy cubano.

No tarda en aparecer el primer lugar común. Y menos tardo yo en sacar mi artillería.

Al margen de algún que otro disgusto, esto es divertidísimo y saludable.

Huelga aclarar que lo recomiendo como terapia.
___
Título: The nightmare
Artista: Henry Fuseli
Año: 1781

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Misceláneas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De cómo la realidad imita al arte (que imita a la realidad)

  1. Eufrates del Valle dijo:

    El problema con esta terapia es cuando te encuentras a un no cubano fanatico del castrismo -de esos que abundan tantos por estos lares en que vivimos, estimado Bustro- y dice campante y sonante que estas hablando mentiras. Ya sabes, ahi mismo se acabo la terapia y me tienen que agarrar con camisa de fuerza.

  2. Anonymous dijo:

    Lo que pasa en Cuba es increíble (en el sentido literal de la palabra) porque es real.
    Se escapa de la más ingeniosa imaginación.
    Además, es más fácil no creer: menos peso para la conciencia que algunos arrastran ya cargada…

  3. Anonymous dijo:

    Eso será divertido diez o quinze años, pero al cabo de casi cuarenta,le zumba el mango…

    Saludos
    F.C.

  4. Zoe dijo:

    Un texto a la altura del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa. Gracias.

  5. bustrófedon dijo:

    ¡Coñó, Zoé! ¡Acabaste conmigo! Se me ha puesto la cabeza del tamaño de un globo.
    Abrazo y gratitud,
    A

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s