Réquiem por una ninfa

(a Guillermo Cabrera Infante y Miriam Gómez)

Esa ninfa inconstante que se abruma
—entre bromas ingenuas y macabras,
entre jugos y juegos de palabras,
entremeses y mesas y la espuma,

en la tierra del son y la yagruma,
de los machos cabríos y las cabras,
de descalabros y de descalabras—,
que no sabe cuándo es el tren a Yuma

y tampoco se da por enterada
de que tanta inconstancia me cautiva
a imaginar la luz de aquella vela

—da lo mismo encendida o apagada—,
es música y es musa y es nativa
de un hombre que es ciudad, memoria. Estela.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Apologías e insultos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Réquiem por una ninfa

  1. Zoe dijo:

    Un placer leerlo, gracias.

    Me gusta

  2. Anonymous dijo:

    Ahora sí que tiraste la casa por la ventana, es bello el sóneto.

    Saludos
    F.C.

    Me gusta

  3. Manuel Sosa dijo:

    Great!

    Me gusta

  4. Jorge Salcedo dijo:

    Bustro, muy bien. Esos dos últimos versos le van bien a todo Cabrera Infante. El arquitecto espiritual de La Habana.

    Me gusta

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s