La dieta cubana y la política del hambre

Del refranero, por Garrincha

Hoy no me hizo falta tomar el café matutino. Me despertaron par de artículos sobre la profunda crisis socioeconómica de Cuba, que se agudizara a principios de los años noventa con el desplome del bloque socialista. Aquello que los campeones del eufemismo denominaron “Periodo Especial”. Uno de los textos, en español, fue publicado por esa tierna filial del Granma que suele ser El País; el otro, en inglés, apareció en The Independent.

Ambos están basados en un estudio que publicó hoy el British Medical Journal. ¿Y de qué tratan? Del hambre. Pero no de la infamia de hambrear a una población. Faltaría más. Del hambre como paliativo contra la obesidad. La tesis que los une es sencilla: mientras comíamos col como aperitivo, plato fuerte y postre —la primera persona del plural es adrede: lo viví en carne propia—, les hacíamos un favor a los nutricionistas y cardiólogos del primer mundo, quienes luego gritarían a los cuatro vientos que a menor peso corporal, menor la mortalidad cardiovascular. “Un ejemplo de libro de texto en la vida real”, declara un científico español que no fue parte del “experimento”, aunque lo que quiere decir es: “se morían de hambre, pero no del corazón”.

Resulta que cuando los cubanos se desmayaban en sus bicicletas o los consumía la polineuritis o fallecían por falta de alimentos, esto era parte de un plan a largo plazo: demostrar al British Medical Journal, a la prensa internacional —y a todo el orbe— que si les quitan la comida y el transporte a la población, las tallas de los pantalones de damas y caballeros reducen drásticamente. Uno no puede menos que preguntarse por qué no recomiendan también la bulimia y la anorexia.

Aunque los separa el idioma, ambos artículos tienen en común el desprecio por el pueblo cubano, y recuerdan uno de los grandes logros del totalitarismo tropical: los hermanos Castro no solo han creado un parque temático para que quienes aman las utopías a distancia tengan a la isla como punto de referencia y sitio de visita; antes que eso, han hecho de Cuba un laboratorio gigantesco en el que cada ser humano es un conejillo de Indias.

***
[Ilustración: Santana].

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Insilio, Prensa, Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La dieta cubana y la política del hambre

  1. Michael H.M. dijo:

    Toma tu tomate. Muy bien dicho.

  2. Anónimo dijo:

    Te quemaste!

  3. Anónimo dijo:

    Me gustarían más datos ….cuantos muertos de hambre hubo en cuba ? Cuantos casos de poliomielitis?…

    • Anónimo dijo:

      Muchos te lo aseguro. Mi padre, por poner un ejemplo, bajo de una talla 36 de pantalones a una 32. Yo con 1,80 cm de altura pesaba 60 kg. Esta en los huesos… Y mi tía todavía sufre los efectos y va a peor de la neuritis… No quiero decirte una barbaridad por esta vía pero solo los cubanos que lo sufrieron en carne propia pueden hablar. y preguntar sobre estadísticas… Así que no preguntes por cifras… Venga ya!!!!

    • Anónimo dijo:

      no era poliomelitis¡¡¡¡; era polineuritis¡¡¡…o como la denomine yo…FJ…”FALTA DE JAMA”–( ver PANFILO)

  4. ecumenico dijo:

    entonces que??? Hitler lo estaba haciendo bien???…………. hijos de puta, como desprecian a los cubanos……

  5. Gloria dijo:

    quiero viajar a Cuba, para bajar unos kilitos!!!

    • Anónimo dijo:

      Vas a bajar kilitos pero te vas a volver loca porque con un salario de 400 pesos cubanos no te va a dar ni para comprar la comida de una semana a la que estas acostumbrada incluso haciendo una dieta… Ilusa… Mas respeto por el pueblo de CUBA que ha resistido todas las locuras de la dictadura de una persona llama Fidel Castro Rus, uno de los mayores tiranos de la historia mundial.

  6. Anónimo dijo:

    Muy buen artículo… El pueblo de Cuba es heroico y hay muchos por el mundo que se cree cubanólogos y no han sufrido ni vivido en Cuba para saber de verdad las condiciones de vida de los cubanos…

  7. Pingback: Plegaria bolivariana | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s