Cuando se alza el telón

Publico en exclusiva un texto de Teresa Dovalpage.
***

Mi relación con el Teatro Aguijón de Chicago empezó en 2006, cuando Rosario Vargas dirigió la puesta en escena de La hija de La Llorona. Aquélla fue la primera vez que vi un texto mío representado y el sabor de la experiencia me gustó tanto que me convertí en una adicta. Porque sin dudas es muy agradable que alguien venga y te diga: “Leí tu novela tal y me gustó como describes al personaje de Fulanito”. Pero es sin dudas más gratificante el ver a Fulanito, encarnado en un actor (aunque a lo mejor éste no tenga nada que ver con cómo te figuraste a Fulanito) diciendo las palabras que tú te imaginaste sentada frente al ordenador. Ésa es parte de la magia del teatro. Otra parte es estar entre el público cuando se alza el telón y sentir de primera mano el efecto de tus chistes (bueno, pujos a veces) o de tus parlamentos dramáticos en la gente que te rodea. Eso no tiene desperdicio, vaya.

Por tales razones, cuando Rosario Vargas me sugirió tomar el tema de “La muerte de un viajante” y adaptarlo a la realidad latina en Estados Unidos, di brincos de alegría. Willy Loman se encarnó en un cubano bautizado como Fidel, rebautizado como Philip. Un agente de bienes raíces que, al formarse el reciente despelote con las hipotecas, se encuentra arruinado y sin saber para dónde tomar. Y con miedo a caerse de nalgas, que el suelo está lleno de clavos. El título de la obra es Hasta que el mortgage nos separe, por el bilingüismo nuestro de cada día. Se presentará en mayo de este año en el Teatro Aguijón de Chicago.

De esta pieza salió El difunto Fidel, una novela corta que acaba de recibir el premio Rincón de la Victoria en Málaga. La novela comienza donde la obra (que tiene un final abierto, intencionalmente ambiguo) termina. No sé si me sentía en deuda con mis personajes por no haberlos tratado muy bien o si ellos, como los de Pirandello, habían decidido no dejar en paz a la autora hasta conseguir sus propósitos. En cualquier caso, aquí están. Me despido con una escenita de Hasta que el mortgage nos separe…

¡Y nos vemos en Chicago!

Acto I
Escena I
Un día cualquiera de octubre, 2008. La sala, amueblada con bastante elegancia, de una familia cubana en Miami. Sofá, mesa de centro, una butaca frente al televisor de pantalla ostentosamente grande. Sobre la butaca, un gato gordo y lanudo. Mesa de comedor con cuatro sillas. A la izquierda, una puerta que da a los cuartos; a la derecha, la de la cocina. Al fondo, un buró con una computadora.

Son las seis de la tarde. Entra Philip, impecablemente vestido con traje y corbata. En una mano trae un maletín y carpetas de Coldwell Banker y en la otra la correspondencia del día. Examina apresuradamente los sobres, abre uno, arruga el papel y se queda mirándolo aturdido.

Philip (para sí, con cara de preocupación): Otro más. Nada, que estamos reventaos…
Dalila (desde el interior de la cocina): ¿Eres tú, viejo?
(Philip guarda el papel en el bolsillo del pantalón, pero se da cuenta de que le abulta demasiado. Entonces lo esconde debajo del sofá, incorporándose justo en el momento en que entra su mujer a la sala. Dalila le da un beso maquinal y él le corresponde de igual manera).
Dalila: ¿Qué se te perdió por el piso?
Philip (disimulando): Nada, nada.
Dalila (con desconfianza): ¿Cómo que nada, si te sorprendí ahí agachado? ¿Qué te traes entre manos?
Philip: No me traigo nada. Lo que miraba es que todo está lleno de pelos. Como siempre. Esta casa parece una barbería por culpa del bicho ese (señala al gato).
Dalila: No empieces a meterte con Flo desde que llegas. (Va hasta la butaca y acaricia al gato): No haga caso, mi amor. Usted es aquí el pet number one.
Philip (levantando la voz): Un día me voy a encabronar, voy a agarrar al gato por la cola y lo voy a botar pal medio de la calle.
Dalila: Y detrás de él vas tú. ¿Cómo te cae?
Philip (suspira con alivio, pues gracias a la discusión su mujer se ha olvidado de lo que puede haber bajo el sofá): Ya, deja, deja eso.
Dalila (también olvidada del incidente): ¿Quieres café?
(Sin esperar respuesta va hacia la cocina. Philip entra a su cuarto. Un momento después llegan Bill y Kathy de la calle).
Kathy (continuando una conversación interrumpida antes de entrar): Bill, pierde el miedo. Piérdelo o no vas a tener tranquilidad nunca en tu vida. Aprende a defender tu derecho a ser quien eres.
Bill: Eso se dice fácil.
Kathy: Y se hace. Mírame a mí. ¿No tuve yo a mi hija por producción independiente y la estoy criando sola? Chico, lo tuyo es agua de borrajas al lado de mis problemas.
Bill: Pero tú eres distinta. Tú naciste en Cuba.
Kathy: ¿Y desde cuando ser cubano es una ventaja?
Bill (canta, imitando a Albita Rodríguez): “¿Qué culpa tengo yo de haber nacido en Cuba? ¿Qué culpa tengo yo de que mi sangre suba?”.
Kathy (riendo): ¿A qué viene eso ahora, mi hermano?
Bill: A que ustedes, los cubanos, tienen la sangre caliente. Son valentones, vaya.
Kathy: En ese caso considérate cubano honorario, chico. Al fin, es que tenemos los mismos genes, ¿no?
Bill: Mejor dejamos a los genes tranquilos que ya los míos me han dado bastantes líos.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Libros, Teatro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cuando se alza el telón

  1. Rosa dijo:

    Muy bueno Tessy. Sin ver la obra me la puedo imaginar. Y ahora tengo más ganas de leer el libro premiado. Gracias Alexis por dejarnos degustar este magnífico aperitivo. Saludos.

  2. Rosa dijo:

    Muy bueno Tessy. Sin ver la obra me la puedo imaginar. Y ahora tengo más ganas de leer el libro premiado. Gracias Alexis por dejarnos degustar este magnífico aperitivo. Saludos.

  3. sonora y matancera dijo:

    Teresa, lo que dices es cierto… aplaudo que menciones al teatro Aguijón de Chicago, que es y ha sido clave para la cultura latina de la ciudad durante muchos años. Rosario empuja a todos los escritores locales a “meterle mano” al teatro… el año pasado hicieron adaptaciones de una colección de cuentos de autores de Chicago, entre los cuales había uno mío. La narración en cuestión, titulada “no me salgas mariquita”, ¡un monólogo con una sola coma! fue representada por Marcela, la hija de Rosario sin guía de mi parte. Quedó estupendo y se hicieron varias representaciones en universidades, etc. O sea, estás en buenas manos… nos vemos en mayo. omulloa

  4. Anonymous dijo:

    “POR ESO SIGO CON MI ONDA INDEPENDENT”
    (hasta que pasen por caja)
    …………………………………………………………
    From: Ernesto Hernández Busto (ehbusto@gmail.com)
    Sent: Sun 5/11/08 6:58 AM
    To: José Varela (sanjuro-zen@hotmail.com)
    Ichi está rompiendo lanzas por Díaz-Balart, sí. Pero por la política no hay que pelearse con los socios. Lo de Jorgito Mas sí tendría sentido. Y dile a Carlos que me escriba, claro. Trataré todo este asunto con la debida discreción, haz tú lo mismo.
    Abrazo, E.
    ………………………………………………………….
    From: ehbusto@gmail.com
    To: sanjuro-zen@hotmail.com
    Date: Mon, 19 May 2008
    Subject: Re: varela update
    Brother, Los Miquis me la sudan, de verdad. Son unos mediocrones, y están muy asustados con lo del Canal porque es verdad que esa pincha es lo único que tienen. Pero no hay que coger lucha, déjalos correr y ya verás. Oye, con lo de Joe no hay ningún lío, te agradezco mucho la mediación anyway, que se tomen su tiempo mientras seguimos ganando audiencia. Llegará un momento en que la campaña se pondrá caliente, y entonces la publicidad tendrá más peso. Yo creo que Joe ha hecho bien en dar la galleta primero; y los republicanos van a su ritmo. Por cierto, como ya habrás notado, los Díaz-Balart tienen a casi todos los bloggers cubanoamericanos haciéndole campaña, sólo hay que mirar a Babalu Blog. En ese sentido, han sido más listos. Veo muy pero que muy difícil que Raúl Martínez salga elegido, pero nunca se sabe.
    Abrazo, nos vemos en verano para ir a pescar. E.
    ……………………………………………………
    From: Ernesto Hernandez Busto (ehbusto@gmail.com)
    Sent: Thu 5/22/08 7:58 PM
    To: José Varela (sanjuro-zen@hotmail.com)
    Acabo de entrar a tu blog y me he reído como un bobo leyéndome los comentarios de la gente… La gente está loca pa’l carajo, luego te dicen loco a ti…, qué cosa… Si yo estuviera en Miami haríamos una broma genial: nos aparecíamos, yo en camuflaje con una Uzi y tú en kimono con katana en el Canal 41… Yo estoy seguro de que Romay hasta lo patrocinaría y todo. Cuídese de la gentuza, maestro, que anda suelta.
    Abrazo, E.
    ……………………………………………………………
    From: Ernesto Hernández Busto (ehbusto@gmail.com)
    Sent: Tue 5/27/08 12:44 PM
    To: José Varela (sanjuro-zen@hotmail.com)
    Puedes llamar a Joe de mi parte y preguntarle quién escribió el discurso de Obama? Es decir, ¿quién fue el asesor encargado de escribir el primer borrador, porque ya sé que el mulato mete bastante mano…Me urge.
    Abrazo, E.
    ……………………………………………………………
    From: Ernesto Hernández Busto (ehbusto@gmail.com)
    Sent: Sun 6/08/08 3:44 PM
    To: Jose Varela (sanjuro-zen@hotmail.com)
    Muy bonito post, la verdad. De Joe, nada hasta que no pase por caja. Estos políticos cubanos son muy tacaños.
    Abrazo, E.
    …………………………………………………………..
    From: Ernesto Hernández Busto (ehbusto@gmail.com)
    Sent: Wed 6/11/08 3:34 AM
    To: José Varela (sanjuro-zen@hotmail.com)
    No, la otra parte tampoco paga -quiero decir, a Ichi no, a los Cuban-american sí que los consideran, y hasta los invitan a la Casa Blanca, como habrás visto. Por eso sigo con mi onda independent, y tú deberías hacer lo mismo. El viernes voy a colgar una cosa contra Obama que llevo como un mes escribiendo: sobre el mesianismo del tipo. Es muy interesante, modestia aparte. Me cuadra mucho todo lo que estás poniendo últimamente. Un consejo, eso de pagos mensuales… no vas a ver ni un quilo. Aprovecha el down payment, que luego no habrá más nada.
    Abrazo, E.

  5. Teresa Dovalpage dijo:

    ¡Gracias, Rosie, amiguita! Ahorita te la zumbo para allá si quieres.
    Sonora, qué sorpresa, claro que tenemso que encontrarnos en Chicago. Fui a tu blog pero no encontré cómo dejarte comentarios ni tu perfil, lo siento. Voy a intentarlo de nuevo, es que no soy “computer friendly.” Quisiera leer esa colección de cuentos y desde luego tu monólogo. Sí, Marcela es súper representando a las cubanas, con todo y acento de la Habana Vieja. Ella hizo la protagonista en la hija de La Llorona, otra obrita mía que Aquijón puso en 2006.
    De los demás posts, confieso que no entiendo NADA absolutamente…

  6. BARBARITO dijo:

    Teresa, ¡Enhorabuena por la obra!
    ¡¡Felicidades por ser como eres!!
    Por muchos años disfrutando de tu lectura.
    ‘Barbarito, el lector cubano’

  7. Alicia Aballi dijo:

    Hola Tessy, Mandy me mando el enlace, felicidades. pero como se las van a arreglar con ese gato en el teatro? Ya me imagino al tuyo alli haciendo de las suyas. Esta divertidisimo.
    Ah y los otros comentarios que no vienen al caso se llaman blog whoring, borralos y ya.
    Ali

  8. Anonymous dijo:

    Aguijon ha hecho una excelente labor en Chicago promocionando al teatro y la cultura hispana. QUe bueno que se le da credito, gracias Teresa.

  9. Pingback: Esperando por el difunto Fidel « Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s