Retrato de escritores en ciernes

Te daré mi manuscrito
y tú me darás el tuyo.
Leeremos con embullo.
Diremos: «—¡Qué bien escrito!».
«—Gana el Nobel, facilito».
«—Yo no respeto ese premio».
«—No me atrae ningún gremio».
«—Soy un escritor asceta».
«—Mi público: la gaveta».
«—Seré maldito y abstemio».

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Libros, Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Retrato de escritores en ciernes

  1. Teresa Dovalpage dijo:

    Ay, qué malo eres, jejeje…Bueno, verdad es que algunas veces es así…pero no siempre. Se lo estoy traduciendo a mi maridín, que se ríe cada vez que me ve leyendo el ms. de algún conocido.

    Me gusta

  2. Teresa Dovalpage dijo:

    Ay, qué malo eres, jejeje…Bueno, verdad es que algunas veces es así…pero no siempre. Se lo estoy traduciendo a mi maridín, que se ríe cada vez que me ve leyendo el ms. de algún conocido.

    Me gusta

  3. Teresa Dovalpage dijo:

    Hablando de escritos y escritores, mi libro de cuentos con FLoricanto no salió a tiempo para la feria de Miami pero igual me voy a atusar de vaga pa huirle al desierto y disfrutar de lecturas hermosas. ¿Tú vas, Alexis? ¿Hay algún otro blogósfero que vaya? Quiero empaparme de cubanidad…Me atuso del 8 al 11…

    Me gusta

  4. Anonymous dijo:

    Que pesimista está eso…
    Saludos
    F.C.

    Me gusta

  5. bustrófedon dijo:

    Tere: Este año me paso con ficha. A lo mejor, como cantara Isaac Delgado, para el año que viene.

    Que no, querida F.C., que no es pesimismo. Es una broma (quizá pesada, cierto) que quiere recordar ese ímpetu (que he visto renacer aquí y allá en estos días de bitacorismo ilustrado) de cuando daba mis primeros pasos en el mundo de las letras. Por suerte, en Cuba, estudié artes visuales. Digo por suerte pues la Academia tiene un efecto secundario: tiende a atrofiar a las mentes jóvenes. Muchos de mis amigos y conocidos que estudiaban literatura por aquel entonces tenían una fe ciega en el descubrimiento del agua tibia. Pero no hay que preocuparse: ese mal se cura con los años. Aunque no siempre…

    Me gusta

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s