El Síndrome de La Habana

¿Quién se acuerda de Eliancito,

aquel Moisés del Caribe, 

ese mismo que suscribe,

cual si fuese un soldadito,

cualquier edicto inaudito

del régimen del que un día,

huyendo a la policía,

con su madre se echó al mar

pues querían escapar 

del odio y la hipocresía? 

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Represión, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Síndrome de La Habana

  1. Pingback: Fe de erratas (VI) | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s