Apuntes sobre la dignidad

* En el verano de 1992, en las vidrieras de la capital se leía una frase de un tristemente célebre futuro canciller de la república, en la cual expresaba: No es hora de mirar las tiendas vacías, es hora de llenarlas con nuestra dignidad.

Como el cuento del rey y su traje invisible. Con la diferencia de que este mensaje no iba dirigido a la nobleza revolucionaria, sino a la clase obrera, a la masa trabajadora, que era el orgullo, el pretexto, el motor y el alma del sistema socialista.

Tamaña actitud de heroicidad verbal posibilitó que la inmensa mayoría de la población vistiera, calzara, bebiera, comiera, sudara, fumara y oliera dignidad. Una dignidad impuesta. Completamente distinta a la que vestían, calzaban, bebían, comían, sudaban, fumaban y olían los dirigentes de aquel velero con rumbo inexplicable.

***

Si este texto les abrió el apetito, aquí tienen: Enrique del Risco abunda sobre dignidad y tiranía.

[*Fragmento de mi novela Salidas de emergencia].

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio, Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s