Primeros auxilios

Mi querido amigo Miguel Correa Mujica me envía este poema, que publico a petición suya, extendiéndole mi más sentido pésame.

Primeros auxilios

para mi madre

El día más cruel del año no fue el día de tu muerte
Sino el que le precedió la noche
Del 16 de junio.
Tus pies, Madre, tus manos, tus dedos
Se llenaban de una azulidad mortal que avanzaba
Ante mis ojos como una visible quemadura de frostbite.
Tus tejidos ahogándose
Tus pulmones y tus ojos y tus labios repletos de CO2.
Y el oxígeno circulando a raudales a tu alrededor y el mío.
Nos abrazamos desesperadamente
Para que la Muerte no pudiera llevarte
Yo sabía
Y la Muerte también sabía
Que no podría arrancarte de mi lado sin pasar antes por mí
Y me interpuse entre ustedes
Extendí mis brazos para cubrir con ellos tu fragilidad y tu asfixia
Pero la Muerte se apoderaba de ti como se apodera de los ahogados
En esos ríos sin nombre ni piedad.
Ah, Muerte, ahora vamos a enredarnos tú y yo.
A dentelladas tú y yo
A puñetazos, tú y yo.
Madre, no temas, entre tu inocencia y tu muerte, voy yo.
Así nos sorprendió el personal del 911 a la medianoche
Abrazados contra la Muerte que ya venía por ti
Que no quería escuchar mis ruegos mis súplicas
Ni las tuyas
Ven, Muerte, acércate mas, cógeme de la mano retuérceme
La garganta y el pecho porque la verdadera fiera soy yo.
Vencimos, Madre, el 911 ha llegado a tiempo ya te dan
Los primeros auxilios el camión de emergencia espera afuera
Con enormes máquinas que respiran por ti
Vencimos, Madre, yo sabia
Que nuestro amor triunfaría contra la Muerte ya te llevan
Adonde estarás bien.
Pero la Muerte también subió al camión de emergencia y ordenó
Al chauffer de turno con su uniforme de un azul impecable
Que te llevaran a un hospital desconocido a uno
Donde Ella pudiera separarte de mí.
Madre, Madre, espérame allá, búscame por el DNA búscame
Cerca de la laguna central o por entre las claridades fundamentales
En un recodo de la pequeña arboleda
O junto a los troncos en fila de los eucaliptos del patio.
Búscame, Madre, yo sigo solo aquí pero contigo.

Miguel Correa Mujica, Julio 1, 2010

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Primeros auxilios

  1. janczeck dijo:

    Lo comence a peer por curiosidad pues no encontraba nada en ningun blog y tambien por

  2. janczeck dijo:

    Lo comence a leer por curiosidad pues no encontraba nada en ningun blog y tambien por
    que amo la poesia y me traslado hasta mi ninez
    cuando murio mi madre y no sabiamos mis hermanos y yo de que modo detenerla.

  3. Vicky dijo:

    Que despedida tan triste, que pena, realmente lo siento, esa es una perdida irreparable para la cual nunca estamos preparados.

    Estoy segura que su mama descansa en paz porque tuvo a su lado un buen hijo.

  4. La muerte de la madre es loque te hace soltar las amarras y tirarte al mundo solo…con la certeza que si no tienes a Dios te quedas sin resguardo…duro y triste,de todas maneras,envidio a los hijos que han tenido la posibilidad de luchar,aunque hayan perdido la pelea!…yo pude estar en la tumba de mi madre a los 8 años de fallecida…

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s