Los mareados

Creo que la década —que cumpliré en breve— de vivir fuera de Cuba hace que no pueda encontrar nada de cómico en este monólogo de Nelson Gudín. Lástima, porque parece que el tipo es para morirse de la risa; fíjense que en el fondo se escucha a la gente inmersa en un festival de carcajadas. Y yo escucho y escucho y escucho y ni una sonrisa me saca… ¡Y mira que a mí me gusta enseñar la cajetilla! Pero, bueno, no hay que llorar que para gustos se hicieron los colores.

Sin embargo, me llama la atención que el humorista cubano interprete a un borracho para decir en voz alta lo que estando sobrio no le sería permitido ni pensar en la isla-jaula. A tal efecto, el monólogo abre y cierra con alusiones directas a su estado de embriaguez, como para recalcar que se toma esas libertades por el hecho de que ha empinado el codo.

Pero quien piense que el alcohol es salvoconducto se equivoca de esquina a esquina, que ya en Cuba ni los borrachos pueden abrir la boca. Pánfilo —el hombre que se pasó de tragos y se quejó de tener hambre y pidió “jama” (comida, asere, comida) como quien lanza una botella al mar— fue arrestado la semana pasada bajo el cargo de “peligrosidad social”.

La diferencia entre el curda y el humorista estriba en que en el caso de Pánfilo no había artificio: no se hacía el borracho; estaba borracho. Y una cosa es comentar sobre el hambre que se pasa en Cuba, siempre y cuando se diga en tono de broma… y otra cosa muy distinta es comentar sobre el hambre que se pasa en Cuba y decirlo con la mayor seriedad y, para colmo de males, en medio de una borrachera olímpica.

***

Ah, tanto alcohol se me ha subido a la cabeza. A esta hora y con estos calores  sólo puedo ponerme a tararear “Los mareados”, ese clásico del tango que interpreta Andrés Calamaro… y que le tira la toalla a los beodos con una máxima que se explica por sí misma: «qué me importa que se rían/ y nos llamen “los mareados” (…) esta noche beberemos,/ porque ya no volveremos/ a vernos más».

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Censura, Cuba, Represión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los mareados

  1. dovalpage dijo:

    ¡Chico, welcome back! El problema es que no veo el video, sólo se ve la pantalla pero no se oye nada ni se ven más que unas rayitas. Parece el canal seis durante un descanso en la programación dominical para televidentes aburridos y queridos amiguitos…Bueno, a lo mejor estoy metiendo la pata en algo, volveré a intentarlo…

  2. Barbarito dijo:

    Saludos TE, ahora que te veo por aquí.
    ¿Qué tal la ‘digestión’ del premio? 🙂

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s