La salud en Cuba (y otros mitos)

cronos9824En días recientes me he desentendido un poco de la blogosfera cubana. Al parecer, la falta de tiempo, el trabajo acumulado y el miedo a repetirme y repetirme provocaron un desgano del cual sólo me podría librar un amigo de mi juventud y cómplice de siempre —que no es Borges, ni Bolaño, ni Kundera—: Robert Graves. El lunes —que acá es feriado— devoré de una sentada su excelente recuento de los mitos griegos. Y ya tengo en mis manos The Golden Fleece, que leí una y otra vez en mi adolescencia, en edición en castellano que llevaba por título Hércules y yo y que ahora no aparece ni en los centros espirituales.

Ya con el ánimo repuesto, anoche pegué algún cabezazo releyendo la “Apología de Sócrates” y esta mañana me ha sacado del marasmo de una vez y por todas la correspondencia que Juan Juan Almeida ha dirigido al diario Granma —Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba—,  así como al ministro de salud de la isla y al mismísimo Raúl Castro, Heredero en Jefe©.

Para quienes no conozcan al remitente: el susodicho es hijo de Juan Almeida Bosque, uno de los pilares de la dictadura cubana. Sin embargo, el alto linaje de Juan Juan no ha impedido que el régimen que su padre ayudó a instaurar y mantener por la fuerza le haya negado en repetidas ocasiones el permiso de salida de la isla; esto, en detrimento de su salud, ya que padece de una enfermedad reumatológica que sólo puede atenderse fuera de Cuba. No estoy aquí para defender a hijos de papá, pero no olvido que el derecho a entrar y salir de cualquier país —incluso del propio— es universal y el régimen cubano lo viola a su antojo. (A tal efecto, el blog Evidencias se dedica a compilar los casos de negativas de entrada o salida de la isla).

Regreso a Juan Juan. Y hago tres apartes.

El primero: su caso no es único. Cuando el régimen le niega a un cubano el permiso de salida de la isla, dicha decisión va directamente en detrimento de la salud del implicado. En la actualidad, no hay peor lugar para el bienestar de cuerpo y alma de un cubano que su tierra natal. Si no a su salud física, la prohibición afectará su salud mental. (Quería hacer un chiste aquí, pero esto no tiene nada de cómico).

El segundo: en la carta a Raúl Castro, Almeida Jr. refiere un intercambio con funcionarios del ministerio de salud pública, en el que le dicen que «necesita un nivel de aprobación que no está aquí, y sin ese nivel de aprobación su caso no puede proceder. Por parte del ministerio, de este ministerio, en lo que a presupuesto y eso no hay ningún problema. Tu (sic) has ido en otras ocasiones y (…)».

El tercero: en la carta a Granma, el afectado declara: «desde principios de los 90, me atiendo en el Hospital Erasme de Bruselas, Bélgica».

La relación implícita entre los dos párrafos anteriores no deja de llamarme la atención. Este descendiente de la alta cúpula de la Junta Militar cubana, según se puede inferir, viajaba con fondos del erario público a curar sus dolencias allende los mares. No tengo nada en su contra y le deseo que pueda salir pronto y curarse de ese mal endémico que es Cuba, pero no quiero pasar por alto el hecho de que mientras el pueblo cubano sufría una hambruna terrible que desencadenó en aquella polineuritis que hizo perder desde la vista hasta la vida a un considerable número de sus ciudadanos, este descendiente predilecto de la revolución entraba y salía a sus anchas (sospecho que financiado por fondos públicos).

En este caso, la relación entre sujeto y Estado ha ido de «en lo que a presupuesto y eso no hay ningún problema» —el énfasis es mío— a una recurrente negativa a permitirle viajar.

Vuelvo a su carta al diario oficialista Granma, en la cual Juan Juan alega que lo montaron en un microbús y lo hicieron viajar con un capuchón y que entre interrogatorios y demás perdió la noción del tiempo, y hasta menciona al dios Cronos, que en la antigüedad regía el correr del minutero… ¡y recuerdo por qué empecé esta nota hablando de mis relecturas de los mitos griegos! Cronos, padre de Zeus y quien fuera destronado y enviado al exilio por éste, logró escapar de la isla a la cual fuera confinado y se mezcló con los mortales, adoptando el nombre de Saturno, ente famoso por devorar a sus hijos.

La revolución cubana, intuyo, por fin completa su ciclo.

____

Imagen: Cronos devorando a sus hijos

Artista: Peter Paul Rubens (1577-1640)

Museo Nacional del Prado

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Heredero en Jefe©, Insilio, Represión. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La salud en Cuba (y otros mitos)

  1. Ley dijo:

    y es que ese “Olympo” necesita una buena limpieza, Olympica!

    un abrazo hermano y feliz de leerte otra vez por aca.

  2. Yaru Romeo Nyerere dijo:

    Buen trabajo, pero que hace la comunidad cubana en el exterior por lograr un cambio … ?

  3. No voy a decir “que se chive Juan Juan” porque eso sería muy feo, pobre hombre, pero éste es otro ejemplo típico de los que chillan sólo cuando les pisan el callo. Y por cierto ¿se llama así, Juan Juan, Juan al cuadrado? Vaya oocurrencia de su señor padre.
    Bustro, de Robert Graves, mis preferidas fueron siempre las obras de la serie de Claudio y Claudio el Dios.

  4. Mayda dijo:

    Sí se pudieran volver caníbales, no me disgusto, ojalá tu intuición sea la buena…

    Saludos

  5. Hilda dijo:

    Sobre el caso del no viaje de JJ yo me pregunto porque al inicio podia y ahora no? Que cambio o que pachooo?,claro el con el relato de su viaje encapuchado ahora se considera una victima, pero y los que no les ponen capuchas( que todavia no he comprendido porque se la pusieron pues si preguntas mas del 70 % de los habaneros, no sabrian decir como es JJ, visto que la prensa cubana noes que hace las cronicas de sociedad de Eufrates del Valle, asi que hay que pensar JJ acostumbrate a la medicina de la negativa que ya se han tomado un monton de gentes

  6. Anthony dijo:

    Estaría bueno informarse mejor para escribir algo que se acerque mas a la realidad, miren a su alrededor a ver si en sus paises estan mejor que en Cuba. Es cierto que hay cosas que tienen que cambiar, pero si el regimen cubano fuera tan malo no hubiera sobrevivido 50 años como lo hizo hasta ahora luchando contra la potencia mas grande del mundo. Hay 12 millones de personas en cuba, de las cuales 3 millones estaran desconformes, los otros 9 millones estan conformes con el regimen.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s