De las supersticiones

20120604-123906.jpg

Hoy entré a la ducha con el pie izquierdo. No soy supersticioso, pero es lunes, por tanto, ¿a qué empezar la semana en plan siniestro? Antes de que el otro pie cruzara el umbral, decidí —medio en broma, medio en serio— corregir la mala pisada sacando el pie izquierdo, para entrar a la bañera con el derecho. Al sacar el pie fatídico, resbalé y aunque no llegué al piso, el golpe que me di en la tibia me recordó aquella verdad apabullante que nos legó Sófocles: a veces, en el empeño de evitar un destino, nuestros pasos no hacen sino conducirnos al mismo.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Misceláneas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s