Bodas de arroz

alo con palito

Una china en Tarará
se rascaba la cabeza,
perdía toda certeza,
preguntaba: «¿qué será,
qué misterio encerrará
este encanto milenario
que hace que casi a diario
me propongan matrimonio
en esta isla del demonio…?
¡Para escapar del calvario!».

***

H/T: Penúltimos días.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Insilio, Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bodas de arroz

  1. No digo yo a China, hasta a Haití se van si le dan un chance…Qué triste…

  2. Jaime Blas dijo:

    Desde la lejana China
    la bella Jazmín llegó
    y sorprendida notó
    que el hijo de la vecina,
    el policía en la esquina,
    el pinguero Lourido,
    el monaguillo Florido,
    Julito el pescador,
    !El secretario del D.O.R.!…
    querían ser su marido.

    Mayor la sorpresa fue
    escuchar ardientemente
    de todos los pretendientes,
    unidos tomar el té
    a orillas del Yantze,
    integrarse a su fe,
    y, con mucho hincapié
    -como genuinos cubanos-
    para salir del pantano,
    ¡Conocer a Lao Tse!

    Jaime Blas.

  3. Mayda dijo:

    Bueníiiisimo!

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s