Memoria, verdad y justicia

En el Valle de los Templos, a poco menos de un kilómetro del Templo de la Concordia yacen los restos del que fuera dedicado a Jove. El mismo —entre sus columnas a medio derribar, sus estatuas dilapidadas, su esplendor antiguo— incluye un área dedicada a los sacrificios.

Sí, en el antiguo imperio —por la época en que convivían humanos y deidades— los dioses tenían la costumbre de recibir ofrendas de sus devotos. Dichas ofrendas variaban en dependencia del poder adquisitivo de quienes las hacían. Las más comunes involucraban diferentes tipos de alimentos: vegetales, frutas, miel… aunque también recibían ofrendas de animales, denominadas, no sin razón, “sacrificios”. En el altar de los sacrificios, se cortaba el cuello de la bestia —que solía ser blanca y, por lo general, de la familia de los bovinos, aunque no escatimaban aves u otros cuadrúpedos de menor tamaño—; luego, el animal era parcialmente quemado. Si la quema de la víctima era total, el acto era denominado “holocausto”. En las ocasiones en que toda la población celebraba un sacrificio público de muchos animales, el rito era conocido como una “hecatombe” (que significa “cien bueyes”).

Han pasado siglos y siglos y ha llovido a borbotones —literal y figuradamente— desde que el último cuello de una res se encontrara con el despiadado frío del acero. Sin embargo —como se puede apreciar en la foto que acompaña este texto—, las manchas de sangre provenientes de hecatombes y holocaustos aún no se han borrado.
Hoy, 18 de marzo de 2009, día en que se conmemora el sexto aniversario de la tristemente célebre Primavera Negra —aquella infame ola de represión que sacudió Cuba de uno a otro confín— y ya cumplidos cincuenta años de totalitarismo, en los que si algo se ha derrochado es precisamente sangre, me tomo la libertad de recordar al gobierno de la isla que mientras exista un cubano digno, sus crímenes no quedarán impunes ni serán olvidados.

La sangre —por suerte o por desgracia— es tan espesa como indeleble.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Represión, Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Memoria, verdad y justicia

  1. enrisco dijo:

    macho, lo de Alina fue un embarque. Fui por ahi y ni siquiera la conocen. Disculpame por dar mal la informacion. Mandame la direccion de Alina por email (y si tienes el telefono mejor) para preguntarle que paso.

  2. Cero Circunloquios dijo:

    No podemos dejar de recordarle a ese gobierno que sus crimenes no pueden ni quedarán impunes. Gracias por este artículo hermano.
    niurki

  3. Anonymous dijo:

    Gracias, así será…

    Saludos
    F.C.

  4. Rosa dijo:

    Y tanta sangre, y que no para…

  5. Bauta dijo:

    En nuestra islita se conserva el rito con la sola diferencia de que en nuestro caso, son las vacas sagradas las que parecen insaciablemente ávidas de hemoglobina.
    Gracias Alex, por no permitir que se destierre de la memoria la hecatombe nuestra de cada dia.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s