Paseíllo diurno por Toronto

No hago más que llegar a una ciudad y ya quiero adentrarme en sus librerías independientes. (Admito que me hacen sentir un poco voyeur: los hábitos de lectura de sus vecinos tienden a reflejarse en los anaqueles). A unos pasos del China Town y la Universidad de Toronto, encontramos una en la que se precian de “reciclar” libros. Me gusta su atmósfera, su olor a páginas leídas una y otra vez, la perra que tira un pestañazo en el mostrador y no se inmuta con el trasiego de gente y volúmenes… Fiel a mis vicios, compro un libro de ajedrez (envuelto en nylon, editado en los noventa). Horas después, en el hotel, notaré que ―como debí sospechar―, el texto está escrito en “notación descriptiva”. Entonces resolveré un par de problemas y lo olvidaré a un lado de la cama. Pero por el momento no hay queja. El clima es ideal. La compañía, perfecta.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Ajedrez, Viajes. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Paseíllo diurno por Toronto

  1. Anonymous dijo:

    Las Librerías son el alma de una ciudad, los libreros son médicos del alma. Besos. Grosse Tête.

  2. Isis dijo:

    Como dice Grosse Tête, y gracias, Bustro, por llevarnos contigo.

  3. Eufrates del Valle dijo:

    mmm, siento el olor a polillas….

  4. bustrófedon dijo:

    Gracias estimadas Grosse Tête e Isis y muy dilecto Eufrates. Besos y abrazos, según correspondan.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s