Estampas habaneras (XXVI)

Los pechos de mi madre
Teresa Dovalpage


Cuando mi madre se enojaba
enfurecía,
rabiaba
(o como ella decía,
se encabronaba),
tenía la propensión
a liberarse de la bata de casa
(su batica)
igual que cuando un árbol
se desprende
de sus flores marchitas.

Podía ocurrir
en medio de la sala,
en el cuarto,
o saliendo del baño
donde nos aseábamos
de a cubos.

Entonces se paseaba
cual amazona sin podar
por la casa
ondeando al aire
senos y agravios.

Aparte de eso
mi madre es
(lo puedo asegurar)
una mujer
recatadísima.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Estampas habaneras y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Estampas habaneras (XXVI)

  1. Anonymous dijo:

    !Ah! Ya los viernes tienen la huella de Tere. Con ella el fin -de semana- empieza bien.

    Saludos

    CRA

    P.s. Mi vieja se quitaba la chancleta.

  2. Odette dijo:

    Jajajá, tá buenísimo…

  3. Anonymous dijo:

    ^^^dicen que lo cortés no quita lo valiente^^^
    búhamente^^^

  4. Anonymous dijo:

    A lo hecho, pecho…
    Muy bueno Teresita.

    Saludos
    F.C.

  5. grettel j. singer dijo:

    como buena cubana con su batica de algodón… o poliéster.
    un beso

  6. Laura Perez Garcia dijo:

    sorprendentes pechos de mama
    Besos

  7. Teresa Dovalapge dijo:

    ¡¡Hola!! Gracias mil a todos por los comentarios…Yo sé que nunca seré poetisa, cuando más poetiesa, pero fue divertido compartir mi barbaridad con los buenos amigos de Albuquerque. Y sobre todo, lo mejor fue escuchar al poeta (él sí lo es de verdad), Justo Boleika, de Guinea Ecuatorial, que hace cosas preciosas combinando el español y el idioma bubi, de sus ancentros. Fue una tarde maravillosa. Ah, y por supuesto, no le mandaré este “poema” a mi progenitora por el día de las madres, jajajá…

  8. Rosa dijo:

    Anda, qué simpática imagen. Mi madre hacia lo mismo, aunque se dejaba el ajustador, porque si no le llegaban al ombligo, jaja. Con el calor más el encabronamiento, parece que es extendida la tendencia a andar en “paños menores” en las casas cubanas, eso si, entronando la persiana para intentar burlar al vecino “mirón”. Tessy, seguro que fue un exitazo tu presentación. Felicidades!!

  9. BARBARITO dijo:

    …ya no puedo pasar ni un día sin leer y dejar aquí mi comentario sobre La Te, GRAN escritora.
    No se pierdan su “Posesas de La Habana”; recien acabo de leerlo (devorarlo/disfrutarlo) y aún me dura la impresión.

    ¡Ah! y gracias a Alexis Romay por peritirnos compartir este espacio.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s