Oda a un muro lejano

Malecón, lindo y querido,
tantos años de no verte
—vaya desgracia, ¡qué suerte!—
y no te embarga el olvido,
ni a tus olas, ni al rugido
de tu salitre omnisciente,
del Golfo y de la corriente
que nos indicaba el norte
(sin visa ni pasaporte):
no te apartas de mi mente.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Oda a un muro lejano

  1. Cero Circunloquios dijo:

    Muy lindo!!!!
    Niurki

  2. Anonymous dijo:

    Muy bonito Alex

    Gracias

    Mama

  3. Teresa Dovalpage dijo:

    Magnífico. Yo no seré poetisa, en todo caso poetiesa, como las llamaba Reinaldo Arenas, pero aquí pongo mi barbaridad

    Malecón:
    Yo me alegro de andar lejos
    Ya estés furioso y bermejo
    O plácido y azulado.
    ¡Mejor estoy de este lado!

  4. Anonymous dijo:

    Me puse nostálgica y ahora al leer lo de Teresita me dio mucha risa.

    Saludos
    F.C.

  5. Teresa Dovalpage dijo:

    FC, es que yo no tengo ni un hueso serio, jejeje…

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s