Fin del castrismo

Hace unas horas, durante el preámbulo de un arroz con pollo exquisito, mientras contemplábamos los lienzos con la pintura aun fresca en el estudio de Geandy Pavón y hablábamos de lo humano y lo divino (es decir, de Cuba), a uno de los futuros comensales se le ocurrió decir: “El castrismo a las buenas no se acaba”. Al instante, otro le salió al paso con la antítesis y otro más saltó a matizar los dos extremos y al momento ya casi había más opiniones que personas en la habitación. Yo me limité a comentar: “¡Once!”, con esta insoportable manía mía (que sufren mis amigos) de identificar los endecasílabos cuando los escucho.

Por cierto, el tema había salido al tapete a propósito de la represión constante contra Reina Luisa Tamayo y sus familiares en Banes, poblado oriental de la isla olvidado de Dios y de la prensa internacional.

Dije que lo que más me gustaba de la frase (incluso más que el contenido) era la métrica. Que estaba buena… Y alguien completó la frase: “para que le hagas un soneto”.

Entonces imaginé qué pasaría si nos valiéramos de los métodos violentos que el régimen cubano puso de moda a finales de los cincuenta y que, medio siglo más tarde, todavía no se cansa de usar.

Los dos cuartetos se escribieron solos, así que solo tuve que añadir los seis versos de cierre. Leí el texto después del postre, minutos antes de regresar a casa:

El castrismo a las buenas no se acaba:
hay que darle con palos y cabillas,
pegarle con las mesas, con las sillas,
vengarse de las colas y el “Plan Jaba”.

Aquello por las buenas no termina:
hay que darle candela cual cangrejo,
arrancarle las tiras del pellejo,
quemarlo bien con saña y gasolina.

Aquello no termina por las buenas.
A aquello para hacer que se derrumbe
habrá que removerle la simiente.

Basta ya de la paz y las verbenas:
a Castro, que el pueblo unido lo tumbe
y corte la cabeza a su serpiente.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Apologías e insultos, Cuba, Represión. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Fin del castrismo

  1. Diana dijo:

    Caballero, qué bueno versea usted!

  2. Mirringa dijo:

    Las maravillas que resultan de un buen arroz con pollo compartido entre buenos amigos!

  3. Germansilverman dijo:

    Amén a lo dicho; Por las buenas, nananina diente de perro, 52 años tratando. Habrá que quemar el cuadro de caña/
    ¿cuanto te quieres jugar?

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s