Guateque ecuestre (lo que cuestre)

Inspirados en un motivo equino, Jorge Salcedo, Heriberto Hernández y yo estamos armando un Frankenstein. He aquí el resultado (hasta ahora):

Una vez nos robamos un caballo
que parecía un tren, un chicle, un piojo,
un perro, un acertijo y un despojo
o una yuca pasada por un guayo.

No galopaba al viento como un rayo
y mirándolo bien era un chipojo;
cambiaba de colores a su antojo,
nos sirvió de transporte y pararrayo.

Nos curó de los miedos de la infancia,

nos curó del pasado y del futuro,
pero nada nos dijo del presente,

aunque a juzgar por esa cosa rancia

que se asemeja a ratos al cianuro,
era menos caballo que serpiente.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Apologías e insultos, Cadáver exquisito y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Guateque ecuestre (lo que cuestre)

  1. Anonymous dijo:

    Los poetas están muy jacarandosos…

    Re saludos
    F.C.

  2. Teresa Dovalpage dijo:

    No era un caballo, era un penco
    Culibajo y pedorrento.

  3. Heriberto Hernández dijo:

    Gracias Alexis, apenas pude poner un verso. Es que apenas he tenido tiempo de entrar unos segundos, pero da gusto.

  4. Anonymous dijo:

    Pero Teresa…no sea así con el potrico!

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s