Ironías cubanas (II)

Anoche soñé contigo.
Eras la misma y distante
—o distinta—. Fue un instante
tan similar al castigo
de no tenerte conmigo,
de tenerte sólo en sueños.
Así somos los isleños:
yo que soñaba con irme,
sueño con tu tierra firme
desde estos predios norteños.

***

Ilustración: Garrincha.

Nota bene: Desde el 30 de noviembre de 2020, he publicado a diario en este blog. Aquí puedes leer la entrada de este día hace exactamente un año. Si sientes que me repito, recuerda que más se repite la realidad cubana.

PD: Hace casi década y media, cuando salió mi primera novela, a mí me impresionó muchísimo la cantidad de lectores que compartía aquella pesadilla de mi personaje, mi pesadilla, nuestra pesadilla colectiva. La pesadilla —soñar que estaba en Cuba y no podía salir— era recurrente en mis primeros años de exilio. Se ha disipado con el tiempo, pero aún me visita, con muchísimo menos frecuencia desde que se la di a un personaje en mis Salidas de emergencia. Pero le di una vuelta de tuerca en la ficción: el personaje que sueña que está en Cuba, despierta en medio de unos escalofríos y con el corazón en la boca… y recuerda que está en Cuba. Habiendo dicho esto, no creo haber tenido esta pesadilla en mis décadas de vida en la isla. Allá eran otros los terrores.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Caricaturas y carteles, Ciclo de décimas, Cuba, Exilio, Insilio, Una décima (a)parte y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s