Óleo de Narciso con pedrusco (VII)

Con la camisa estrujada,
con esas libras de más,
se aparece el mandamás,
con todo y frente sudada,
con la rabia en la mirada,
con su silueta de foca
y el mal aliento en la boca,
va a dispuesto a moyugbar
ante la tumba del zar
que yace bajo la roca.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Ciclo de décimas, Cuba, El Innombrable, Heredero en Jefe©, La muerte de Narciso, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s