Óleo de Narciso con pedrusco (II)

Ante el sepulcro siniestro
de su padre putativo
—el gorila verde olivo
(de quién maldigo a su ancestro),
el que nos dijo: «esto es nuestro»,
queriendo decir: «es mío»,
el que aterró al caserío
con el fusil en la mano—
va a postrarse este tirano
con su semblante sombrío.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Ciclo de décimas, Cuba, El Innombrable, Heredero en Jefe©, Insilio, La muerte de Narciso, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s