Lo imperecedero

A D. A., cuya amistad me acompaña desde la época en que viví en este inmueble y que tuvo la gentileza de tomar y enviarme estas fotos.

Mi edificio en esa esquina
hoy más que nunca tan mía
—en la que la policía
practicaba con inquina
día a día su rutina
de tratarme como escoria,
con furia, pero sin gloria,
con violencia partidista
y con su rabia racista—,
sigue intacto en mi memoria.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio. Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s