Las memorias

A Anjanette Delgado, que me dio el pie de amigo

Nos arman y nos componen,
nos mantienen coherentes
y del pasado conscientes
—y cuando nos abandonen
espero que nos perdonen
las pifias de nuestro olvido—;
nuestras memorias han sido
vereda, túnel y puente,
vehículo y aliciente
de aquello que hemos vivido.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s