Una excusa

Todo el día en mil tareas,

sin ánimo de pensar

en Cuba —en ese pesar

que crece con las mareas—,

sus demonios, sus peleas

más amargas que el cacao

que el que corta el bacalao

escondió del porvenir

ni tiempo para escribir

Díaz Canel so singao

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Heredero en Jefe©, Una décima (a)parte y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s