Para recitar en los matutinos escolares en Cuba (VII)

He aquí una penumbra incierta

impuesta por un estado

de terror que ha procurado

cerrar de un golpe la puerta 

mientras el pueblo despierta

y sale de la caverna.

La noche no será eterna.

Ya concluye esta novela.

Si se te apaga la vela,

yo te presto mi linterna. 

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Ciclo de décimas, Cuba, Insilio, Represión, Una décima (a)parte y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s