Óleo de Narciso con nasobuco (II)

Aquí posa por acuerdo

de sus jefes la cabeza

—que carece de entereza:

los ojos muertos del cerdo

(el derecho y el izquierdo),

las orejas coloradas,

frente y mejillas sudadas

y el ubicuo nasobuco

que protege al seboruco—

del que ordena las redadas.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo, luego traduzco, luego existo.
Esta entrada fue publicada en Ciclo de décimas, Cuba, Heredero en Jefe©, Insilio, Represión, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Óleo de Narciso con nasobuco (II)

  1. Pingback: La infamia que se ha vivido (II) | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s