La cosa cubana y la academia estadounidense

Yo soy un tipo dichoso.

Nunca fui miembro de LASA.

Preferí quedarme en casa,

disfrutar de un buen reposo

a escucharles que el acoso

policial en mi país

—que deja una cicatriz, 

que es un dolor hondo y largo—

es por culpa del embargo.

¡No mareen la perdiz!

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio, Represión, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La cosa cubana y la academia estadounidense

  1. Pingback: Con la misma gracia (IV) | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s