La saga de Alpidio Alonso, el mano suelta (I)

El Ministro Manotazo

—te recuerda que es poeta 

y te tira una galleta 

mientras te joroba el brazo;

entre zarpazo y zarpazo,

te dice que es editor;

silenciarte es su labor; 

cita a Martí con el puño

y el vice le pone el cuño—,

sueña con ser boxeador. 

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Ciclo de décimas, Cuba, Insilio, Prensa, Represión, Una décima (a)parte y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La saga de Alpidio Alonso, el mano suelta (I)

  1. Pingback: Definiciones básicas: revolución [f.], Del lat. tardío revolutio, -ōnis. | Belascoaín y Neptuno

  2. Pingback: Para recitar en los matutinos escolares en Cuba (I) | Belascoaín y Neptuno

  3. Pingback: Confieren distinción oficial a Raúl Torres en el cumpleaños de Amaury Pérez | Belascoaín y Neptuno

  4. Pingback: El sentir cubano (IV) | Belascoaín y Neptuno

  5. Pingback: La abundancia en Cuba (VI) | Belascoaín y Neptuno

  6. Pingback: La coyuntura (II) | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s