Donde dije “digo”, digo “Diego”

Trumpistas arrepentidos

hoy dicen que no sabían,

que si hacían lo que hacían

es que estaban confundidos.

Se retractan, compungidos,

renuncian a su creencia

—pues les nació la conciencia

después del golpe fallido—,

se suscriben al olvido

y proclaman su inocencia.

***

[Ilustración: Alen Lauzán].

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en E-lecciones, Estados Unidos, Una décima (a)parte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s