La cibertimba, para que cibergocen

He escuchado “La cibertimba” de Boris Larramendi cuatro veces seguidas. O sea, que me acabo de bajar del tren rumbeando mientras los demás pasajeros se preguntan por mi entusiasmo ídem. El motivo es ese swing que no cesa que reparte el Boris a diestra y, cómo no, a siniestra.

Entre un estribillo y el siguiente, el Boris nos recuerda que las penas se van cantando:

Siempre habrá facturas que pagar
por dondequiera.
Y la más cara pone “Libertad”.
Dímelo a mí.

Pero no se lo digan con la boca. Díganselo con la billetera. Ayúdenlo a pagar el precio de no haber entrado por el aro. ¿Cómo? ¡Soltando el baro! Así:

20120927-182145.jpg

Cubanos que me escuchan: patrocinen el proyecto, que el marabú pincha, ¡pero la cibertimba está que corta!

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s