La poética del doble rasero

20120925-172738.jpg

Gracias a la invitación de la profesora Mónica Lavosky y de sus alumnos, el pasado domingo, por tercer año consecutivo, tuve la oportunidad de presentar una película y luego moderar un debate en el marco del XI Festival de Cine Latino de Montclair, que organizan la biblioteca pública y el preuniversitario de dicha comunidad. En años anteriores, presenté y comenté Viva Cuba, un prescindible panfleto de Juan Carlos Cremata y, a sugerencia mía, ese hito de la cinematografía del exilio que es El súper, basada en la obra de teatro homónima de Iván Acosta.

Esta vez le tocó el turno a La cosecha, un documental que recoge los testimonios de tres niños sin infancia. El filme sigue las vidas de igual número de familias que viajan de Texas a Mississippi o a la Florida en busca de trabajo en las recogidas de cebolla, fresa, tomate… o lo que aparezca en el surco que deba ser empacado para su impostergable arribo al supermercado de la esquina. Son trabajadores migrantes —que no necesariamente emigrantes—, viajan de un estado a otro, de cosecha en cosecha, en condiciones de trabajo y vida que distan mucho de ser deseables.

[Continúe la lectura en Penúltimos Días].

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio, Séptimo arte y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s