Regla de oro

Al vocativo, la coma:
ponla, que no es opcional.
Si la omites está mal
en Madrid, La Habana o Roma.
Esa regla no es de goma,
no es flexible (ni hace daño)
y se aplica desde antaño
para aislar al vocativo.
Pon la coma, hiperactivo,
y te evitas el regaño.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Regla de oro

  1. Ada dijo:

    Se venden camisas para hombres de cuadros.

  2. Brianslicer dijo:

    Y mi favorito, que también carece de otros signos, además de la coma.

    Tres bellas que bellas son
    Me han exigido las tres
    Que diga cuál de ellas es
    La que ama mi corazón
    Si obedecer es razón
    Digo que amo a Soledad
    No a Julia cuya bondad
    Persona humana no tiene
    No aspira mi amor a Irene
    Que no es poca su beldad

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s