En el lar de la memoria

20110729-090121.jpg

a Teresa Dovalpage, que me dio el pie forzado; a Lucila Bejarano, que no la olvido

En el lar de la memoria
habita esta tía mía.
Ella, que no poseía
otra cosa que su historia,
vive sin pena ni gloria
en la gloria nebulosa,
arbitraria y azarosa
que el recuerdo le depara.
La evoco y vuelve su cara:
jovial, distante, jocosa.

***

(Foto: Santos Rodríguez).

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Insilio, Una décima (a)parte. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a En el lar de la memoria

  1. El boricuayo dijo:

    Que lindo que es recordar
    recordar las cosas buenas
    aunque detalles, apenas
    puedan en alma asomar.
    Así es que se aprende a amar,
    amar lo bueno y lo sano,
    lo que hace al ser humano
    ser humano de verdad,
    sin ninguna oscuridad,
    ni por la vida desgano.

  2. ¡Gracias, Alexis! Me habría gustado conocer a tu tía. Y ese edificio con todo y carro azul abajo creo que se detuvo hace tiempo a la sombra del lar. La foto me ha traído muchos recuerdos de Centro Habana, sobre todo el balcón desguabinado que está arriba…

  3. Mama dijo:

    Hijo, que linda descripcion, tal como es ella, yo siempre la tengo presente igual que tu y espero que volvamos a encontrarnos como antes
    con esta tia especial, mi querida hermana, Lucy

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s