“Némesis” y el arte del emblema

Andrea Alciato había descubierto en su emblema número once una singular forma de representar el silencio. Un hombre en una biblioteca, sentado en una mesa cubierta de folios mira al espectador y con el índice en los labios le exige silencio. Debajo como parte del grabado mismo hay un texto en latín que apela a la prudencia. Es entonces cuando imagen y texto crean un apólogo.

Este ha sido mi emblema favorito, desde un día en el que creí haber descubierto la insuficiencia de la imagen, pero muchas cosas han pasado, y yo que hasta entonces había sospechado de las imágenes y había entendido, como creo lo entendió el creador del emblema, que solo en esa unión de imagen y texto era posible articular una verdad que incluyera una estampa.

Un día muere Orlando Zapata, yo busco su imagen, la encuentro, pero es una fotografía muy pobre, de modo que aunque pude hacerme una idea de aquel rostro, era siempre de una manera abstracta, borrosa. Ese documento fotográfico es además una prueba de identificación, la fotografía aparentemente fue tomada para un carnet de identidad. Al descubrir esto sentí mucha pena porque resulta que esa imagen no es un recuerdo, es simplemente un instrumento de control, una forma de reconocerte, pero policialmente.

Aparentemente Orlando no tenía muchas fotografías; se encuentran en el Internet otras dos, pero también de muy mala resolución. Lo paradójico es que esta imagen que fue tomada con el fin de ejercer control sobre él, es la que de alguna manera se ha convertido en el emblema de su libertad, o mejor dicho, de la Libertad.

Después, decidí hacer “Némesis”, un performance que consiste en proyectar esa misma fotografía sobre las fachadas de los edificios que albergan representantes de la dictadura. Una de las dificultades que encontré fue precisamente la mala calidad de ésta, sobre todo para proyectar a cierta distancia y lograr que se reconociera el rostro Zapata. Creo que de alguna manera y, aunque con cierta dificultad, finalmente se logró.

Hace unos días (inconforme todavía con esa imagen) decidí tomar como referente la foto y tratar de pintar un retrato a partir de esta. No era una tarea fácil porque la referencia carece de detalles, volúmenes, etc., entonces tuve que imaginar muchas cosas sobre aquel rostro. Hoy he terminado el emblema. El retrato es la imagen, Orlando Zapata es su texto.

Todo el que quiera puede usar esta imagen-emblema, es mi regalo a todos los que quieren la Libertad de Cuba.

Geandy Pavón

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Artes visuales, Cuba, Represión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Némesis” y el arte del emblema

  1. Mirringa dijo:

    El mejor regalo que pudiera recibir de cualquier individuo, especialmente cuando procede de un gran artista como Pavon. Espero que esta imagen recorra el mundo entero, como las imagenes de Warhol o hasta como (desafortunadamente) la horrible foto que capto un tal Korda de un asesino asmatico alla por el ’60. Ojala que la imagen artistica de Pavon apareciera tambien en T-shirts! Obtendra su meta cuando algun peaton en un pais bien chiquito y apartado pregunte: “Y quien es ese?”

  2. Pingback: Némesis: Ottawa | Belascoaín y Neptuno

  3. Pingback: Proyecto “Némesis”, en honor a Oswaldo Payá y Harold Cepero | Belascoaín y Neptuno

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s