Apuntes (y diagnóstico) sobre una mordida

No sé si están al tanto, pero el fin de semana pasado, en medio de una demostración a favor del respeto a los derechos humanos en Cuba, llevada a cabo en Oslo (Noruega), la cónsul del régimen de la isla salió del consulado cubano, cruzó la calle, insultó a una de las manifestantes y luego le mordió una mano. Hasta ahí la situación es terrible y terriblemente cómica. (Ya imagino un nuevo lema: “Patria o muerte: ¡morderemos!”). Pero antes —o después— de reírnos, separemos al todo de las partes.

No hablo muy bien el noruego —de hecho, no lo hablo en absoluto—, sin embargo la curiosidad fue más fuerte que la ignorancia, así que vi el reportaje que hizo un canal de televisión de ese país respecto a tan disparatado incidente. En el video se puede ver a la cónsul y al embajador reprimiendo y justificando la represión. Quienes lean esto desde la isla, no pasen por alto el hecho de que el periodista noruego presenta la versión de lo ocurrido desde los dos puntos de vista, como indica la ética periodística y como debe ser. Destaco la antípoda de esa actitud: el régimen cubano dedica infinidad de recursos y horas de su programa “Mesa Redonda” a acusar, difamar e insultar a los miembros de la oposición y la sociedad civil sin jamás concederles el derecho a réplica. Pero, bueno, eso es en Cuba. En Oslo, el periodista les da el micrófono a ambas partes; recoge la versión de la agredida y la de la agresora. Y además incluye la opinión del embajador, esposo de esta última, según AFP. (Me consta el parentesco, conozco al matrimonio: fui amigo del hijo de ellos, amistad que quedó trunca, ay, por cuenta de la ideología, esa eterna entrometida).

Quien quiera conocer la esencia del castrismo tendrá suficiente con estos cuatro minutos de reportaje. Tampoco hay que entender noruego; con inglés básico —que es lo que hablan los representantes del régimen cubano— basta.

En primer lugar: el castrismo miente. El embajador alega que los manifestantes estaban violando las leyes noruegas al bloquear la entrada al consulado. Sin embargo —como apunté anteriormente—, el altercado entre la cónsul y la joven que recibiera mordida de colofón, tuvo lugar en la acera de enfrente. La cónsul salió del territorio consular cubano, cruzó la calle y enfrentó a una mujer cuyo crimen consistía en sostener una cámara y filmar lo que acontecía.

En segundo lugar: el castrismo cree que puede llevar la impunidad que le caracteriza más allá de las fronteras territoriales de la isla. (De los ejemplos más recientes, destaco el acto de repudio perpetrado contra los peregrinos que recorrieron el Camino de Santiago promoviendo la liberación de los presos políticos cubanos).

En tercer lugar: no satisfecho con encarcelar a quienes sostienen opiniones contrarias al régimen en la isla —y con esa vieja manía de confiscar y decomisar a su antojo—, el castrismo se siente con la potestad de quitarle la cámara —o el micrófono— a cuanta persona intente documentar, mares allende, lo terrible de su modus operandi. Es lo que intenta hacer la cónsul luego de cruzar la calle. Quizá lo aprendió de Vilma Espín, autora de un papelazo enternecedor durante una visita a Nueva York.

En cuarto lugar: por mucho que pretenda ocultarlo escudándose en Mariela Castro —descendiente de la dinastía que por medio siglo ha detentado el poder en la isla, directora del CENESEX y cortina de humo que intenta tapar la sistémica y sistemática represión que han sufrido los homosexuales en Cuba—, el castrismo es homófobo. La cónsul le dice a la manifestante: “maricona”. Quizá lo aprendió de su comandante: “¿Caí de qué, mariconzón?,” espeta el dictador cubano a un locutor radial que le corrió máquina soberana hace ya casi un lustro.

En quinto lugar: el castrismo no reconoce a la oposición. Tanto la cónsul como el embajador —con un día de por medio— le hacen la misma pregunta a la manifestante: “¿Tú quién eres?”, dice la cónsul. “Who are you?”, repite su esposo ante las cámaras de la televisión noruega. Es llamativo el interés de los representantes del régimen por la identidad de la manifestante.

En sexto lugar: por más amagos que haga, el castrismo carece de voluntad de diálogo. Una dentellada es eso: como las palabras sobran, te muerdo. Pero, por si el mensaje de la cónsul no fue lo suficientemente claro, durante la breve e improvisada entrevista con el embajador, éste, luego de preguntarle en tono de agravio a la que fuera mordida que quién es ella, le niega la palabra al decir que no está hablando con ella, que “habla con estos señores”, refiriéndose a los periodistas.

Por último: cuando de reprimir se trata, el castrismo opta por la desmesura. Esta mordida —y los argumentos que esgrimen los diplomáticos cubanos— me hace pensar en los aviones Cesna de “Hermanos al Rescate” derribados por la fuerza aérea cubana el 24 de febrero de 1996. Ante el crimen imperdonable, el régimen siempre se ha justificado especulando que “sobrevolaban aguas nacionales”. A mí en realidad me importa poco si volaban sobre la línea roja que delimita el territorio insular o si lo hacían a uno u otro lado de la raya divisoria: no acepto ni aceptaré jamás una explicación para este irreversible uso y abuso de fuerza desmedida que dejó como saldo cuatro muertos perdidos en las aguas que patrullaban con la intención de salvar vidas. De igual modo, no encontraré justificación para esa dentellada en mano ajena.

Esto debía ser un texto más dado al humor. (No en balde lo he ilustrado con foto de Benicio del Toro, quien interpretara, en ese orden al sanguinario Che Guevara y, en franco proceso evolutivo, al menos sanguinario Hombre Lobo). Después de todo, debemos admitir que es desopilante el hecho de que una persona dedicada a la diplomacia se deje obnubilar por la rabia y recurra al mordisco como forma de comunicación. Pero recuerdo a la cónsul —a quien conocí como madre de un amigo—, en cuya casa festejé algún cumpleaños de su hijo y pienso en ese país poblado de gente dispuesta a morder al prójimo para imponer su ideología y, por hilarante que sea la situación y sin que pueda evitarlo, me embarga una extraña tristeza.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Exilio, Prensa, Represión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Apuntes (y diagnóstico) sobre una mordida

  1. Lucia dijo:

    Que tristeza me da a mi también el odio que estas personas tienen en su corazón. Que triste que Cuba probablemente termine en una guerra civil…

  2. Jose Aguirre dijo:

    Ya imagino un nuevo lema: “Patria o muerte: ¡morderemos!”

    Jajaja, te la comiste!!!

  3. Veronica Lanus dijo:

    Más que surrealista, este incidente se escapa a cualquier definición. La agresión, como la guerra, no tienen justificación, pero se convierte en un acto de absoluta irracionalidad cuando se trata de una cónsul (se supone que deba ser una mujer racional y medianamente inteligente) contra una joven que se expresa libremente en su país, ejerciendo un legítimo derecho. La chica estaba filmando, por dios, a qué le temía tanto esa señora cónsul???

  4. Pingback: Cónsul que ladra sí muerde (updated) | Penúltimos Días

  5. mayda dijo:

    Excelente Alexis, yo tambié he visto el video y es tal y como lo dices, Lucia está muy clara, eso terminará mal, hay tanto odio sembrado en Cuba.

    Saludos

  6. Alina dijo:

    Que locura absoluta, no por gusto tuvieron que inyectar a la agredida, para que no se contagie! Comparto tu sentimiento, es solo triste, Cuba, todo, es solo tristeza, emascarada en bulla, rumba y ron, solo tristeza.
    Solo un detalle, creo que la palabra diplomatica no funciona para tal persona, porque todo lo que quiere decir esa palabra es todo lo que esa consul y ese embajador no son. Trabajadores de la dictadura si, pero diplomaticos no.

  7. janczeck dijo:

    Jose el que acabaste fuiste tu que bueno”patria o muerte morderemos”

  8. una socia dijo:

    ¡Mordiste el bate, socio!
    Este ensayo es siempre verde.
    ¡Felicidades!

  9. denka dijo:

    Muy bueno el artículo. Tan solo quería adicionar que nuestra canina cónsul no fue a quitarle la cámara a la joven. Ella cruzó la calle para tirarle una foto en close up y, de paso, averiguar quién era. La muchacha no se dejó fotografiar, tapando el lente de la cámara con su mano y ahí fue cuando la señora con complejo de Rottweiler, ante la impotencia, le espetó la mordida. Parece que, ante la nueva oleada de manifestaciones frente a las diferentes sedes consulares de la isla, se les ha ordenado a los funcionarios que tomen fotos de los participantes para después tomar represalias contra manifestantes, en su mayoría cubanos residentes en el extranjero y con familia en Cuba. Hace muy poco se dio el caso de un cubano a quien no le permitieron la entrada al país por haber participado, a cara descubierta, en una manifestación. El hombre fue montado a la fuerza en un avión de regreso, sin explicación alguna y sin que se le permitiera, siquiera, ver a sus padres que lo esperaban en el aeropuerto. Esta es la última “estrategia” del régimen: “Si no te portas bien fuera de Cuba, no te dejamos regresar a ver a tu familia, así que ya sabes…” Ya no les basta con reprimir en la isla, ahora han extendido sus brazos (y sus fauces) a todo el mundo.

  10. Vivian dijo:

    Alexis acuerdate que la diplomacia en Cuba no existe esos son 4 tracatanes del gobierno puestos ahi para eso mismo: morder y desplegar su rabia contra la justicia. Oh my God! es la unica frase que se escapa de mis labios despues de leer lo que escribiste sobre este triste incidente.

  11. Mariam dijo:

    Ahora la perra de Oslo dice que la agredida fue ella.Le ronca.

    http://www.tvcubana.tv/index.php?page=videos&section=view&vid_id=120500

  12. antirabia dijo:

    Audio Cortesía Nelson Rubio y Actualidad 1020AM, Miami.
    Durante una manifestación organizada el sábado pasado delante de la representación cubana para reclamar la democratización de la isla, la diplomática, esposa del embajador atacó a Alexandra Jones, una artista de 19 años que filmaba los hechos.

    “Se plantó delante de mí. No le dije nada. Pero ella comenzó a insultarme en español. Me tomó fotos y le pedí que no lo hiciera”, declaró la joven a la cadena TV2 Nyhetskanalen. “Puse la mano delante de la cámara y, entonces, me mordió”.

  13. alabao dijo:

    Yo no la mordi.

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s