Oda al tren de cercanías

20121221-093722.jpg
El señor de los ronquidos
ronca que ronca a mi lado.
Conspira contra el estado
con tan potentes sonidos.
Exacerba los sentidos.
Hace chirriar los cristales.
Vacía las catedrales.
Empaña los espejuelos.
Asusta a los tiranuelos.
Ahuyenta a los animales.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Una décima (a)parte y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oda al tren de cercanías

  1. Jorge Vargas dijo:

    Me encanta tu oda…
    Tiene sonido, tiene pasion
    Un fuerte abrazo
    Te deseo de corazon

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s