Yo elijo, tú eliges, él y ella eligen

20121107-110258.jpg

Ah, claro tú votaste por [inserte su candidato] porque tienes familia en Cuba, porque no tienes familia en Cuba, porque creciste en la isla, porque eres cubano de Miami, porque te fugaste en balsa, porque te escapaste en avión, porque eres de izquierda, de derecha, de centro, latino, cubano, de tal generación, porque eres heterosexual, homosexual, adventista, judío, musulmán, protestante, católico, agnóstico, ateo, hombre, mujer, hermafrodita, licenciado en historia del arte, técnico medio en reparación de equipos electrodomésticos, poeta, plomero, hijo de presos políticos, hijo de miembros del cuerpo diplomático, apolítico, exiliado, emigrante económico, ciudadano, visitante, residente, madridista o culé.

Uno de los motivos que hace que no me guste identificarme con ningún partido político es porque las denominaciones partidistas tienden a oscurecer el debate y facilitan viejos trucos de la retórica como el ataque ad hominem o la distracción. Cualquier argumento que se presente corre la suerte de ser pasado por el tamiz de quién lo dice y las posibles intenciones ocultas de su interlocutor.

Por poner dos aristas que no tienen que ser mutuamente excluyentes: mi postura en favor del matrimonio de personas del mismo sexo no me hace demócrata, del mismo modo que mi apoyo a una política menos permisiva con el régimen —vale, la dinastía— de los Castro tampoco me hace republicano.

Hoy me declaro feliz de haber participado, por segunda vez en mi vida, en elecciones presidenciales, en un proceso limpio, sin fraudes, que se definió poco después de la medianoche de la fecha en que pasé por la urna. Me alegra saber que tanto el voto popular como el electoral fueron al mismo candidato. Y otra vez me felicito por aquella elección —primaria, primordial— de quemar las naves, cruzar el charco, dejar atrás una dictadura y echar raíces en un país democrático.

Y que a nadie le quepa duda: de haber ganado Romney, habría escrito lo mismo.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Cuba, E-lecciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Yo elijo, tú eliges, él y ella eligen

  1. Anónimo dijo:

    Bueno Ale al menos podemos hacer adivinanzas y agregamos otro secreto a ese que sigue siendo el mejor guardado.

  2. Anónimo dijo:

    se me pasó mi nombre, mira que no quiero seguir con el secreteo, Axana

  3. Anónimo dijo:

    te lo juro que la olvidé y mira que Adita ha querido comprarla …

  4. azel shyyts dijo:

    felicidades,a mi me paso lo mismo la primera vez,q alegria pero es importante posicionarse nada d quedarse en el medio de la calle y no saber para donde ir o como pitirre en el alambre,t acuerdas

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s