Pa’lante

Hasta la semana pasada, la conjunción de las palabras “para” y “adelante” me traía recuerdos agridulces. “Pa’lante” me llevaba de golpe a los inicios de la década del noventa en la isla terribilis, época en que el folclórico futuro canciller de la república ―por entonces, cabecilla de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba (UJC)― pusiera de moda a lo largo y ancho aquellos conciertos multitudinarios en que coincidían en infeliz mezcla el grupo Mezcla, Carlos Varela, Moncada, los Van Van y otros tantos en el musical pero no bailable acto de cerrar filas con la revolú. Dichos conciertos ―y la claque de actividades que organizara la organización de marras― iban precedidos, sucedidos ―convoyados― por participantes con cintas a la cabeza, así como banderolas, pancartas y demás enseres domésticos y prendas de vestir que reproducían un código alfanumérico:

- 31 y pa’lante,
- 32 y más pa’lante,
- etc.,

que hacía alusión a los años de martirio ideológico y proyectaba la esperanza de continuidad del régimen.

Digo “agridulces” pues la vox populi se encargó bien pronto de tergiversar los eslóganes hasta darles un sentido más a la altura de las opiniones del cubano de a pie:

- 31 y pa’lante,
- 32, no hay quien aguante,
- 33, sin comandante,
- 34, igual que antes…

Y digo “hasta la semana pasada” pues en mi periplo italiano, se coló Willy Chirino de polizón (junto a los Matamoros y a Cuní). Y he dado este rodeo para decir que desde entonces, “pa’lante” tiene connotaciones mucho más placenteras. Ahora asocio el vocablo con la más reciente producción discográfica del autor de “Nuestro día (ya viene llegando)” ―canción que sigue siendo, hasta tanto se demuestre lo contrario, la mejor alternativa al himno nacional―.

En general, me sorprendió la tendencia pop de Pa’lante ―que se puede apreciar en “Me negarás tres veces”, “El último bolero” y “Hay amores”, así como en las versiones pop de esta última y de “Por el mismo camino”―, pero como dice Wahero en la canción que abre el disco: «Los hay que tienden a subir,/ los hay que suben a tender». Chirino, no caben dudas, milita en el primer bando.

Entre los aciertos, Chirino tuvo la osadía de incluir en el repertorio un tema de Habana Abierta. “La algarabía” que firmaran Kelvis Ochoa y Boris Larramendi es pasada por agua ―del Atlántico que los separa― y reinventada para que la baile y consuma un público más diverso a este lado del océano. No soy partidario de los cambios de letra innecesarios, pero como mismo hiciera años atrás al cubanizar las “Medias negras” de Joaquín Sabina ―muchos compatriotas todavía sólo conocen su versión sonera―, en esta ocasión, Chirino se ha apropiado de música y texto y aunque no supera al original ―tal opción no es posible―, lo iguala en gracia y sabrosura. Donde había descontento social en el decir de Habana Abierta ―«Estuve en cautiverio,/ ponme una cerveza fría»―, Chirino le cambia el derrotero ―«La pista está encendida,/ ponme una cerveza fría»―, pero la esencia ―su onda parrandera― está presente en la reinterpretación, al igual que también figura la guitarra de Ahmed Barroso que viene a repetir, con gusto y ganas, lo que hiciera en el original. Admito que esta nueva algarabía no me gusta más que la de Habana Abierta. Pero tampoco me gusta menos. “Fue la música” es otro tema digno de mención, al igual que “Pa’lante”, “Los campeones de la salsa” y el dúo con Oscar D’León en “Lo que está pa’ ti”. Estas cuatro canciones pecan de lo mismo: soltura en las letras y buenos arreglos. Ideales para hacer que sigan llegando bailadores, compay, por los caminos atascados.

Si obviamos los “bonus tracks” ―las versiones pop de “Hay amores” y “Por el mismo camino”, que, al margen de mis desavenencias con el género, me han alegrado más de una tarde―, Pa’lante culmina con “El mar nos une” ―un tributo a las víctimas de la masacre del remolcador 13 de marzo, atropello perpetrado por el régimen cubano el 13 de julio de 1994―.

Para más exquisitez, el homenaje viene con una coda: una sabrosísima conga titulada “¡Que se vaya ya!”. Añoro el día en que se pueda corear a todo pulmón en la isla. Su cadencia, su letra pegajosa y catártica y las ganas de la mayoría de los cubanos de sacarse esa espina del zapato harán que el estribillo nos sepa a gloria. Para los que quieran ir ensayando, aquí va un avance:

«(…) porque el pueblo sufre y calla.
¡que se vaya! ¡que se vaya!
Que se lleve la metralla.
¡Que se vaya ya!».

Mientras nos aprendemos el coro y se nos alarga (o acorta) la espera, propongo que, con Chirino, sigamos pa’lante.

Acerca de Alexis Romay

Pienso, luego escribo.
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Pa’lante

  1. Anonymous dijo:

    Sí, que está divino el disco de Chirino, siempre hablas de todos los músicos amigos, conozco Ahmed hace más de cuarenta años y además de ser buen músico es un amor de persona,gracias por la música.
    Saludos
    F.C.

  2. Anonymous dijo:

    Sí, que está divino el disco de Chirino, siempre hablas de todos los músicos amigos, conozco Ahmed hace más de cuarenta años y además de ser buen músico es un amor de persona,gracias por la música.
    Saludos
    F.C.

  3. Anonymous dijo:

    Palante, tambien fue un periodico

    Bienvenido el disco de Chirino,
    de seguro ya debe estar rodando por la Habana pero por si acaso se lo enviare a mis amigos para que todos se aprendan el estribillo a ver si finalmente salimos de la pesadilla que nos marco el 1959
    Gracias por la informacion

  4. Yoana dijo:

    Esto me ha hecho recordar otra parodia, que no tiene nada que ver con Chirino, de aquella canción de Santa Barbara bendita que en la calle se decía “mándale un rayo al caballo que el pueblo lo necesita”. Ahora hace falta también un rayo pa’l burro, a ver si al fin nos deja ir p’alante, y no p’atras como hemos hecho tanto tiempo.

  5. ACRey dijo:

    Gracias Alex por advertir que hay nuevo disco de Chirino. Particularmente le tengo en un altar. Y mi novia, que es española, está enamorada de su música. Hace años tiene 1gb mp3 sin cambiar la discografía del Chiri. Si se pudiera comer su música, así cómo la cocina y la condimenta, estaría con frecuencia con mal de hartazgo.
    Un saludo Alex.

  6. Aguaya Berlín dijo:

    Sí, me acuerdo de las cintas en la cabeza con los pa’lante y comparsa…
    Deja ver cuándo puedo oír el nuevo disco del que en mi tiempo se prohibía frenéticamente pero que poníamos en las fiestas a escondidas…
    Saludos,
    AB

Comenta, que es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s